Prevención y control de la legionella en las Tuberías Multicapa

La Legionella Pneumophila es una bacteria muy conocida debido a los casos de enfermedad (Legionelosis) producidos por brotes que surgen principalmente en verano.

Esta bacteria habita en ambientes acuáticos naturales (ríos, lagos, estanques…) formando parte de su flora bacteriana. Desde estos reservorios, la bacteria puede colonizar los sistemas de abastecimiento de las ciudades y, a través de la red de distribución de agua, se incorpora a los sistemas de agua sanitaria (fría o caliente) u otros sistemas que requieren agua para su funcionamiento como las torres de refrigeración.

Por ello, es sumamente importante un óptimo diseño de las instalaciones, al igual que un mantenimiento adecuado y periódico.

Las condiciones óptimas para el crecimiento y proliferación de la Legionella hasta concentraciones infectantes para el ser humano son:

  • Temperatura entre 20ºC y 45ºC, siendo su temperatura óptima de crecimiento 35-37ºC.
  • Presencia de nutrientes tales como lodos, materia orgánica, metales de corrosión y amebas formando una biocapa.
  • Aguas estancadas.

La bacteria queda en letargo a temperaturas inferiores a 20ºC y por tanto, podría volver a multiplicarse si alcanza de nuevo condiciones óptimas. A temperaturas superiores a 70ºC la bacteria muere de forma casi instantánea.

Las instalaciones con probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella son:

  • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos.
  • Sistemas de agua caliente sanitaria (ACS) con acumulador y circuito de retorno.
  • Sistemas de agua climatizada (spas, jacuzzis, piscinas, bañeras de hidromasaje…)
  • Sistemas de instalación interior de agua fría de consumo humano (AFCH) y ACS sin circuito de retorno.
  • Aparatos de enfriamiento, de humectación o de lavado de aire por pulverización.
  • Instalaciones contra-incendios.
  • Instalaciones de riego por aspersión.
  • Fuentes ornamentales.
  • Cualquier otra instalación que produzca agua pulverizada y/o vaporizada.

En el RD 865/2003 se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la Legionelosis en los distintos tipos de instalaciones. En este RD se establecen también los métodos de desinfección mediante dos tipos de tratamiento: Hipercloración o elevación de temperatura a 70ºC.

Las medidas preventivas, especificadas en el RD 865/2003, se aplicarán en la fase de diseño de nuevas instalaciones y en las modificaciones y reformas de las existentes.

En cuanto a la limpieza y desinfección de las instalaciones donde puede proliferar la Legionella, en este RD se establece lo siguiente:

  • En instalaciones de AFCH y ACS se limpiarán y desinfectarán como mínimo 1 vez al año.
  • En torres de refrigeración, la limpieza y desinfección del sistema completo se realizará como mínimo 2 veces al año.
  • Además, en los dos casos anteriores, se realizará la limpieza y desinfección en las siguientes circunstancias: cuando se ponga en marcha la instalación por primera vez, tras una parada superior a un mes, tras una reparación o modificación estructural, cuando lo aconseje una revisión general y cuando así lo determine la autoridad competente.

Los procedimientos a seguir para la desinfección química con cloro o desinfección térmica en instalaciones de AFCH, ACS y torres de refrigeración así como para otro tipo de instalaciones, vienen definidos en los Anexos 3, 4 y 5 del RD 865/2003.

Los sistemas de tuberías que se utilicen en las instalaciones, deben ser capaces de resistir los métodos de desinfección establecidos por este RD (Hipercloración y desinfección térmica). Las tuberías multicapa PERT II – Al – PERT II resisten este tipo de tratamientos y cumplen las características apropiadas para prevenir la multiplicación de la Legionella:

  • Ausencia de corrosión: la corrosión es un factor muy importante que favorece el desarrollo de la Legionella ya que se generan metales disueltos en el agua que le sirven de nutrientes, favoreciendo su desarrollo y reproducción.
  • Ausencia de incrustaciones: donde la bacteria podría residir y multiplicarse.
  • No perjudican la calidad del agua potable que transportan (RD 140/2003).
  • Algunos materiales PERT II disponen de la clasificación más exigente de resistencia al Cloro “CL5”. Esto implica una vida útil de la tubería mayor de 50 años a temperatura de 60ºC y niveles de cloración superiores a los indicados en el RD 865/2003.

 

CONCLUSIONES:

  • La proliferación de la bacteria hasta niveles dañinos para el ser humano se ve favorecida en instalaciones donde pueda existir estancamiento del agua, temperaturas entre 20ºC y 45ºC y presencia de nutrientes.
  • Para evitar la propagación de la Legionella es necesario un buen diseño y mantenimiento de los sistemas, junto con un control de la temperatura y una desinfección continua.
  • La normativa vigente en este campo es:
    • RD 865/2003 – Criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.
    • RD 140/2003 – Criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.
    • RD 3099/1977 – Reglamento de Seguridad para plantas e instalaciones frigoríficas
    • RD 1751/1998 – Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios y sus instrucciones técnicas complementarias.
    • Norma UNE 100030 IN – Guía para la prevención y control de la proliferación y diseminación de Legionella en instalaciones.
Sin Comentarios

Publicar un comentario